Emociones y Decisiones Financieras

Autora: Maena González Vallejo (1) | sept , 2020

Cuando todo el mundo está loco, estar cuerdo es una locura

( Paul Samuelson, Premio Nobel de Economía, 1970)

¿Pueden subir las bolsas mundiales en un entorno de depresión económica? ¿Deberían valer más las divisas como el dólar, cuyo Banco Central se ha comprometido ilimitadamente con la recuperación económica?  Es buen momento para invertir en inmuebles en España, con una caída del PIB superior al 18% en el segundo trimestre 2020?

Un rápido vistazo a la actualidad muestra que las bolsas han batido sus máximos en sucesivas ocasiones este año, a medida que las cifras macroeconómicas mostraban un panorama desolador en crecimiento y empleo. El dólar se deprecia más de un 10% frente a las principales divisas y la vivienda…apenas ha bajado de precio

La economía es una ciencia social. Ese componente humano, ignorado por los grandes teóricos durante décadas, hace de ella más un arte que una ciencia. Cuando en el año 2002 se concede el premio Nobel de economía a Daniel Kahneman (psicólogo) se empiezan a entender muchos fenómenos hasta entonces inexplicables por la economía tradicional.

Te comparto en este artículo alguno de esos “sesgos de comportamiento” (toma de decisiones no muy racional) estudiados por los economistas conductuales que podrían estar detrás de esta evolución difícilmente explicable de algunos mercados financieros en 2020:

1. Exceso de confianza: El ser humano tienen tendencia a sobreestimar su capacidad de éxito en una tarea. La confianza es beneficiosa, pero una falta de realismo puede tener consecuencias no deseadas

Tal vez por ello, tras las caídas bursátiles del mes de marzo muchos inversores minoristas se animaron a comprar acciones. Muchas son personas que no han invertido antes en bolsa, y que entran pensando que “ una acción que valía 5 euros hace 15 días,  no puede valer 2” Si a ti también te ha cegado esta ilusión, piensa que detrás del nuevo precio hay muchos inversores profesionales comprando y vendiendo. Parece poco realista que lo hagamos mejor que ellos sin más argumentos que el precio pasado de la acción.

2. Efecto dotación: La cantidad de dinero que las personas están dispuestas a pagar por comprar un bien es significativamente menor que la que exigirían por deshacerse de él cuando éste es de su propiedad.

Nuestros “traviesos” investigadores hicieron un experimento regalando una taza a la mitad de los estudiantes de clase. A continuación pidieron un precio para venderla a los que la tenían y un precio de compra a los “ sin taza”. El precio de los vendedores era sustancialmente superior al de los compradores. Tal vez este efecto subyace tras las grandes crisis bursátiles e inmobiliarias. Aunque vemos que el precio de las casas está cayendo, la nuestra nos parece mejor reformada, en un barrio más bonito, con mejor orientación que la del vecino…No hay como pedir un precio en firme para salir de dudas y obtener una imagen más realista.

3. Sesgo del Statu quo: Preferencia a mantenerse en la zona de confort por miedo al cambio Cuando existe incertidumbre respecto a los resultados tendemos a optar por recompensas seguras (aunque sean menores). Tal vez sea este último sesgo el más interesante de explorar en el momento actual en muchos ámbitos de nuestra vida:

  • Ante un cambio en las formas y métodos de trabajo podemos elegir “ quejarnos o adaptarnos” y descubrir lo que tiene de bueno para nosotros el nuevo entorno: ahorro en tiempo de desplazamiento, mayor eficacia de las reuniones, nuevas oportunidades de desarrollo…
  • Si- como la mayoría de los españoles- invertiste siempre en empresas nacionales, tal vez es hora de explorar nuevos horizontes y productos. Como ejemplo, los ETF ( fondos cotizados) permiten replicar las mismas estrategias que los fondos de inversión tradicionales…pero con 10 veces menos comisiones
  • Si lo tuyo es invertir en inmuebles ( 39% del ahorro total de los españoles), las SOCIMIs ( fondos inmobiliarios cotizados) te permiten ceder la gestión de los activos a inversores profesionales, con mayores ventajas fiscales que la compra de un inmueble como particular y una mayor diversificación de producto y zona geográfica
  • Y si piensas que tus ahorros están mejor en depósitos (11% del ahorro total) recuerda que en el momento actual su rentabilidad es cero o negativa (tienes que pagar al banco por prestarle tu dinero), y al parecer lo seguirá siendo hasta entrado el 2024. En este caso hay poco que perder por explorar otros horizontes

Hay más de 140 sesgos documentados por los economistas conductuales. Conocer al menos los más relevantes puede ayudarnos a una toma de decisiones más racional a la hora de invertir. Una forma divertida de aproximarse a ellos es el libro de Kahneman “ Thinking fast and slow”, en el que expone sus experimentos y conclusiones con el “no siempre racional” ser humano y su toma de decisiones. En cualquier caso, siempre puedes pedir la ayuda y consejo de un experto o consultar la guía de la CNMV[1] al respecto, un buen resumen de sesgos con estrategias para mitigarlos  ¿Te animas a explorar?


[1] Maena González Vallejo, es Coach, comunicadora y experta en mercados financieros. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional en el ámbito financiero ( más de 20 años de experiencia), principalmente en Mercado de capitales, especializándose en el diseño de productos estructurados, asesoramiento a medida en estructuras de inversión y financiación a clientes institucionales y análisis y valoración de empresas.
Hace seis años descubrió dos nuevas pasiones: la formación y el coaching. Actualmente trabaja como coach individual y sistémico, impartiendo cursos de formación, principalmente en temas relacionados con mercados y productos financieros, a profesionales del sector.

[2] https://www.cnmv.es/DocPortal/Publicaciones/Guias/Psicologia_economica_para_inversores.pdf

compartir:

Otros temas

Camino hacia un nuevo Retail

Autor: Alberto Bravo (1) Desde hace tiempo podemos observar transformaciones en el Retail, algunas propiciadas por el acceso rápido a la información que hoy en

Don´t Blame it on the covid.

Empezamos el nuevo curso, y el escenario y la actitud de los actores político, económico y sociales me recuerdan al estribillo de la mítica canción

Wake me up when September ends

Finales del mes de julio de 2020. Un mes de julio, éste, atípico, menos movido que años anteriores, sin esas urgencias de última hora por

Más empresas y menos negocios

«Queremos compartir con vosotros que hemos tomado una de las decisiones más difíciles para nosotros. Hemos decidido poner fin a nuestro proyecto definitivamente.” Así anunciaba

Escríbenos!