Gestión, la mejor alternativa de inversión

En estos tiempos de crisis inmobiliaria, porque a estas alturas ya nadie duda que estamos en crisis, muchos inversores y patrimonialistas se están preguntando qué hacer, para en primer lugar salvar los muebles, o mejor dicho, los inmuebles y, en segundo lugar, prepararse para su mejor desarrollo y crecimiento futuro. Tenemos claro que hay que hacerlo en ese orden. Y ahora más que nunca, necesitamos sobrevivir. Dicen que la mejor defensa es un buen ataque. Pues qué mejor manera de afrontar este momento que siendo competitivo y dándole a nuestros activos el mejor valor que tienen.

Echando la mirada atrás, nos damos cuenta que durante todos estos años con el viento soplando a favor, nadie se acordó del marginal que suponía el valor añadido de la gestión, porque estaba muy por debajo del rendimiento que nos daba la inversión o la misma promoción de activos. Puede haber ocurrido que el inversor haya dado otras prioridades, olvidando el valor de lo que tiene en casa. ¿Qué hacen ahora los directivos? Como no pueden aumentar los ingresos vía rentas, disminuyen los gastos. Aplicar esto como única medida va a tener el efecto de estrangular la rentabilidad del inmueble, con lo que la empresa no sólo no crecerá en un futuro próximo, sino que difícilmente sobrevivirá.

Es hora de gestionar. Y será misión del gestor buscar la mejor manera de explotar el activo optimizando su gestión. Fundamentalmente, deberá tener la capacidad de creación e innovación de manera que sea capaz de darle la vuelta a la cuenta de pérdidas y ganancias. Buscará generar ingresos alternativos, por ejemplo, mediante explotación de espacios sin uso, y actuará por el lado de gastos, maximizando el rendimiento de las instalaciones a través del mantenimiento.

Por eso, ahora es el momento de mirar hacia dentro de nuestra organización, hacer inventario de nuestros activos y ver cómo estamos trabajando con ellos. Hay que cambiar el concepto de gestión tal como lo concebíamos hasta ahora, y proponer en cada debilidad u oportunidad un plan de acción a realizar con ideas concretas que, aplicadas, permitan a la propiedad mejorar su rentabilidad. La nueva gestión consistirá en convertir al gestor en aliado estratégico, en participe del desarrollo del activo, apostando y creyendo en su trabajo.

La globalidad de los servicios y la experiencia del gestor profesional, así como su carácter multidisciplinar y especialización, permiten aportar valor añadido a la actividad de cualquiera de los agentes que, antes o después, intervienen en el desarrollo y explotación de un activo. Los servicios cubren los requerimientos y riesgos a lo largo del ciclo de vida de un activo, aportando una mejora de la calidad: desde el proyecto del edificio en plano hasta su puesta en funcionamiento; desde el mantenimiento de las instalaciones hasta el estudio de viabilidad técnico-económica para su posterior venta.

El responsable del activo puede externalizar en una compañía especializada la gestión integral del mantenimiento. Sin embargo, ahora es momento de crear, de diferenciar y de dar valor añadido a los activos mediante la gestión. Al igual que en la promoción se distingue a quién está detrás, en esta área nuestros inmuebles, sus acabados y su mantenimiento han de ser perfectamente identificables. En estos momentos ya no sólo vale con la gestión del mantenimiento.

Dado que nos movemos dentro de un mundo de servicios, particularmente intangible e inimitable, hemos de crear una estructura innovadora que incorpore a la gestión inmobiliaria todos aquellos conceptos hasta ahora relacionados con el marketing, como los sistemas de fidelización o los servicios innovadores en atención al cliente, operador o inquilino. Además, intentaremos crear espacios multifuncionales donde, por ejemplo, la organización de eventos extraordinarios con repercusión mediática, campañas sociales, etc. constituya un valor añadido. Con esto, si no compras y no vendes, es el momento de plantearte la gestión como mejor alternativa de inversión.

 Artículo publicado en El Mundo en julio, 2008.

compartir:

Otros temas

Camino hacia un nuevo Retail

Autor: Alberto Bravo (1) Desde hace tiempo podemos observar transformaciones en el Retail, algunas propiciadas por el acceso rápido a la información que hoy en

Don´t Blame it on the covid.

Empezamos el nuevo curso, y el escenario y la actitud de los actores político, económico y sociales me recuerdan al estribillo de la mítica canción

Wake me up when September ends

Finales del mes de julio de 2020. Un mes de julio, éste, atípico, menos movido que años anteriores, sin esas urgencias de última hora por

Escríbenos!